La Palma, Toronto

Sabe a primavera, a flores de colores y una caricia de abeja despistada por detrás de la oreja, donde el cabello se atora.